Home

Tuve la experiencia de estar en la palangana de un pickup por un tiempo relativamente largo. Mientras avanzaba en la carretera y veía a otros carros pasar y me fijaba en el paisaje mientras el sol empezaba a calentar, mi hermana me preguntó -¿Trajiste música?-. Me llevó unos segundos comprender la pregunta… después del quinto segundo reaccioné y mi mente entendió que me estaban preguntando si había traído algún artefacto con el cual pudiera reproducir música para tener algo que escuchar durante el viaje. Tratando de recuperar los segundos que había ocupado en mi respuesta, le dije, -No, tengo mis audífonos por allí, pero no tiene carga mi reproductor-. Ella me preguntó porque ella si tenía con qué escuchar música. Ambos íbamos con nuestras espaldas pegadas al vidrio de la parte posterior de la cabina, sentados en la palangana viendo hacia los carros que iban detrás de nosotros. De repente, luego de un minuto, ella empieza a acomodarse, acercándose lentamente a mi de forma tal que parecía como que yo debería saber qué es lo que ella está pensando, y por consiguiente, el por qué de lo que estaba haciendo. Ni idea qué estará pasando con ella -pensé-. En medio del espacio entre ella y yo, estaba colocada una bolsa con unas colchas, sobre la cual podríamos recostarnos por si nos era más cómodo. Sobre esta bolsa con colchas era que ella estaba realizando su extraña acomodación, que después de unos diez segundos, había terminado con un movimiento que me explicó todo. ¿Qué pasó?… sencillo. Su último movimiento fue alzar su mano a la altura de mi rostro juntamente con un audífono entre sus dedos. El cable de los audífonos no era lo suficientemente largo para que, desde la posición en donde estábamos ambos, pudiéramos tener un audífono cada cual. Por esto el movimiento extraño que le dio nombre  a esta entrada y le denominé: inclinación. La realidad era que no quería escuchar música, prefería ver el paisaje, tener un tiempo para que el aire me pegara de frente y pudiera reflexionar en lo que sea que viniera a mi mente. Tomé el audífono y lo coloqué adecuadamente… esto requirió una inclinación de mi parte. La canción había ya empezado y era agradable a mi oído. Segundos después de que empezamos a escuchar música, llamó mi atención mucho el estado en el que nos encontrábamos. Ambos inclinados para que el otro pudiera escuchar.

Una de esas lecciones de vida pasó rozandome la mente y el corazón: sacrificárme por otros. No puedo hablar por ella, ya que no le pregunté, pero la posición en la que yo me encontraba, me era bastante incómoda. Seguramente por no moverme y causar más problema según yo, decidí quedarme así hasta que ella decidiera que se cansaba de escuchar música. Independientemente de eso, su acto me había dado una lección sencilla pero profunda. ¿Cuánto estamos dispuestos a sacrificar por aquel que camina o vive o tan sólo se sienta junto a nosotros? ¿Somos sensibles a la necesidad de nuestro hermano o hermana? Si algo me había tocado era el hecho de que ella es mi hermana y yo su hermano. Existe esa “hermandad”. Mi necesidad la movió a darme el 50% de lo que ella tenía. Entre otras cosas, además de una posición menos cómoda, también implicaba escuchar menos y peor. Pero ahora escuchábamos ambos. ¿Qué es más valioso? Muchas veces preferimos hacer las cosas solos y si no las hacemos solos, las hacemos con personas que no tengamos que ayudar. Estrechar la mano para ayudar genuinamente a alguien requiere pensar en su bienestar antes que en el mío. Requiere la disponibilidad a inclinarme e incomodarme con tal que la otra persona también pueda tener un beneficio.

Si nos fijamos y somos sensibles a la voz de nuestro creador, vamos a darnos cuenta cómo siempre encontraremos pinceladas de Él en las personas a nuestro alrededor. Ese día encontré en nada menos que mi hermana, un gran trazo de amor en una situación tan insignificante para muchos, pero no para el que está dispuesto a escuchar. Inclina tu oído para escuchar a los demás, y verás cómo parece que la voz de Dios se inclina a ti para susurrarte algo en el corazón. Saludos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s