Home

Seguramente muchos habrán escuchado a Harold Camping y su predicción fallida del día del fin del mundo. Pero no se acomoden, ya hay nueva fecha. Dice que se confundió por 5 meses, y que ahora el fin del mundo físico será en Octubre. Su excusa fue que este 21 Mayo que pasó hubo un apocalípsis espiritual, el mundo fue juzgado espiritualmente. Bueno.. mejor no comentemos sobre eso. Entre bromas, insultos y no sé qué más, vi algo que me gustó en cuanto a pensamientos y reflexiones sobre ese día. Un amigo escribió una pregunta que llamó mi atención. Él dice: “Si el mundo se acabara hoy, ¿Con quién te gustaría pasar ese último momento? Cuando leía la pregunta, me daba cuenta que fuera ese día o no, ese día tenía la misma probabilidad de ser o no el día que denominamos “el fin del mundo”, por supuesto, midiendo desde un marco de referencia donde los días son infinitos. Otra cosa que me di cuenta, es que pensando de esa manera (viendo el infinito), ¿qué tan valioso sería un momento? Si comparamos a un pequeño instante, con un espacio de tiempo mucho mayor ¿qué tiene ese instante que pueda tumbar a esa gran masa de tiempo? La respuesta: Una persona. Pero no cualquier persona, sino la persona adecuada. La persona deseada. La persona amada. Al menos desde mi punto de vista, creo que si todos consideramos concienzudamente la propuesta y desde una perspectiva real, en otras palabras, ya no habrá más tiempo, es válido pensar en un “quién” para pasar ese último momento.

Muchas veces la vida da vueltas en tantas cosas, pero no en personas. Vamos, venimos, hacemos, deshacemos, pensamos, repensamos y cuando nos damos cuenta, puede haber ideas, edificaciones y muchas acciones, pero nadie en medio de ellas. Las ideas se esfuman, las edificaciones sin personas son como monumentos, bonitos de ver pero inútiles y las acciones sin espíritu son desgaste integral (de mente, cuerpo y corazón). En cierto sentido, creo que es un llamado a buscar a alguien a quien amar. Entiendo que esto puede relacionarse rápidamente con buscar una pareja, pero debemos ser capaces de ver que, buscar a alguien a quien amar, es tener una perspectiva mucho más amplia del mundo y quienes en él habitan. Si viviéramos entendiendo o buscando entender la perspectiva del amor y cómo ésta es verdaderamente transformadora del entorno o más bien de quienes están en nuestro entorno, veríamos que estamos viviendo cada día como que fuera el “fin del mundo”.

La cuestión final podría ser preguntarnos, ¿cómo vivir el amor?

Les saludo desde cuatro días después del fin del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s