Home

Tengo tiempo de no escribir ni siquiera un poquito. Con escribir me refiero a esto que hacemos los que dedicamos un tiempo para poner algún pensamiento estructurado (o a veces no mucho? hehe) en algún medio externo a la mente y por razones no obligatorias o forzadas sino puramente del deseo de plasmar pensamientos, sentimientos o situaciones de la vida. Han habido muchos factores que lo han impedido, y ha sido interesante que no hacerlo no ha significado un decremento en el gusto de escribir ni tampoco en las ganas, sino que usé el tiempo de otra manera por necesidad.

Esta semana que pasó, tuve una conversación con una amiga y hablábamos sobre las cuestiones culturales, sociales, familiares, etc. que nos presionan de alguna u otra manera a ser o querer ser, a tener o querer tener, a hacer o querer hacer ‘x’ o ‘y’ cosa. No deseo profundizar en el tema específico de la plática sino más bien traer a reflexión nuestras motivaciones en la vida para emprender proyectos.

Llamó mi atención que estas motivaciones para emprender proyectos en la vida, a veces están basadas en cuestiones muy débiles y que nos damos cuenta de esto hasta que ya hemos construido considerablemente sobre estas pobres bases. Un ejemplo claro es empezar algún trabajo o cualquier cosa con el fin primordial de buscar riqueza. Es válido empezar algún trabajo con la necesidad primaria de proveer para nuestras necesidades y las de nuestra familia, pero esto es diferente que buscar riqueza. La búsqueda de la riqueza es una base que fácilmente domina nuestro quehacer humano y que no permite un desarrollo integral a la persona sino más bien la limita a afanarse incansablemente por tener este muy codiciado bien. Es por eso que vemos a personas muy ricas, muy exitosas según el concepto más ampliamente aceptado (que va ligado al dinero), con muchos bienes, pero a la vez, muy miserables, muy pobres, vacíos e infelices, con más problemas que los que cualquier cantidad de dinero pudiera resolver. Tratar de llenar algún vacío con el material inadecuado, es únicamente erosionar más aún esta cavidad.

Según los exitosos de nuestro tiempo, la riqueza es algo que vale la pena buscar y que vale la pena sufrir para alcanzarlo. Ahora bien, no estoy en contra del dinero, que quede claro. Sino no estaría pensando en que mañana necesito algo de él para comer y para pagar las cuentas. Es más, sin dinero no podría pagar la luz, el internet, a través del cual es posible pegar esto en un blog. A lo que me estoy refiriendo es que buscarlo como objetivo primordial y tenerlo como guía de vida, atisba en un futuro inminente, problemas severos en mi vida. El éxito de los medios y de la forma en que las empresas que desean que consumamos nos han planteado la vida, es que han logrado cegar parcial o completamente al ser humano y debido a ello, no influyen, sino son dueños de nuestras acciones y por lo tanto de la forma en que utilizamos nuestros recursos, sean muchos o pocos.

La vez pasada estuve en una reunión a la que me invitaron cuya motivación en su esencia era tener dinero, tenerlo rápido, y tener cada vez más. Incluso, el que más tenía, era admirado con mayor algarabía. Después de pensarlo detenidamente, me di cuenta que esa reunión era un reflejo de la sociedad y de los individuos en ella. Cuanto celebramos la riqueza. Cuanto deseamos poder tener más para poder gastar más y así tener más, satisfaciéndonos más. Deseamos tener más cosas que no necesitamos para hacer cosas que usualmente no hacemos y crear así nuevamente necesidades que nunca tuvimos, pero ahora son necesidades “reales”.

Que significado cobran las palabras de Jesús cuando dijo que el que no dejara todo lo que tenía, no podía seguirle ni vivir acorde al estilo de vida que él propone. También mencionó que los ricos tienen severos problemas en poner cualquier otra cosa en el trono en el que tienen a sus riquezas, y que esto les impedía vivir en la plenitud de vida que él ofrece. Ahora, la tendencia es a pensar en los “ricos” como una minoría malévola a la cual jamás perteneceré. Porque claro.. yo no soy rico. Para nada. No, ni pensarlo, yo no. Yo no tengo más de un par de playeras y pantalones. Yo no tengo más de un par de zapatos. Yo no tengo la posibilidad de estudiar. Yo no tengo teléfono celular. Yo no tengo cama para acostarme ni un techo en donde refugiarme. Yo no tengo una televisión en algún espacio de la casa. Yo no como los tres (o más?) tiempos de comida… ¿Acaso no es esto una gran falsedad? ¡Por supuesto que tenemos estas cosas y muchas más! Nosotros somos los ricos. Somos nosotros los que idolatramos el dinero y que le amamos entrañablemente. Somos nosotros quienes categorizamos de mayor a menor, de forma que el que más tiene más vale. Somos nosotros los que tenemos problemas con las palabras de Jesús, y por lo tanto somos nosotros los que nos encontramos con la dificultad de vivir la vida en plenitud debido a las cosas materiales que poseemos. De nosotros hablaba Jesús.

Animo a todos a tomar esta reflexión en su justa dimensión. No es un llamado a no trabajar, ni a no ahorrar, ni a no tener dinero. Sino un llamado a que éste sea únicamente lo que es. Una herramienta más que debemos poner al servicio de la justicia y el bien. Nuestras economías se basan en la moneda y cuestiones financieras que las entendemos finalmente en términos de dinero $, GTQ, €, MXN, etc. No podemos dejar de utilizarlo, pero si podemos aprender a darle su lugar en lo que hacemos.

Cuando inicié escribiendo esto, no tenía nada en particular que decir, pero esta reflexión surgió y creo que es pertinente a todos aquellos que hemos tenido al menos un centavo en la mano. Tal vez más importante aún que la reflexión misma, es que cada quien actúe conforme a lo que dicte su pensar, pero mi deseo es que este pensar, considere la perspectiva de Jesús con respecto a la vida y en específico su perspectiva de la vida en relación con las riquezas materiales. Que cosas decía este Jesús. Conocerlo más que interesante me ha resultado revelador, confrontativo y libertador. Y si, incluso en este tema del dinero. ¡Qu€ €$t€ $€a un día muy bu€no para todo$! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s